ENRIQUE VILA-MATAS LA VIDA DE LOS OTROS 
 índice     autobiografía     imágenes     obra     traducciones     premios     textos     la vida de los otros     recomendaciones     eventos

Vivre sa vie




CARTA DESDE PARÍS

D.C. MATEU


Todo empezó tras leer a Pessoa. Mi hermano Joan tenía en su estantería su libro Bartleby y compañía en el que vi que se mencionaba al escritor portugués.

I
Fortis imaginatio generat casum

En varias ocasiones empecé a leer Doctor Pasavento. Es un libro raro.
La primera vez que lo tomé fue en mi primer viaje a París, hacia el misterioso secreto de la rue Vaneau.
Fue en ese viaje cuando se iniciaron las coincidencias.
Resultó que avanzábamos en tren, el doctor y yo, escuchando ambos a Tom Waits.

También pensé fotografiar esos días el panel de la rue Vaneau, pero tres días de turismo en París no son suficientes y la última noche ya lo había olvidado por abandono o fatalismo.

Sin embargo, esa noche decidimos dar una vuelta en coche y –es ley del azar- nos perdimos.
Nos metimos en contra dirección por el Boulevard Saint Germain, a derecha, a izquierda, sirvientes de cualquier relato de Modiano y llegando involuntariamente a la rue Vaneau.
Pude así fotografiar el panel que sirve hoy de marcapáginas a Joan.

Luego, dejé el libro en el abismo durante meses, sin terminar.

II

Joan me mandó a Toulouse un libro como regalo: El viaje vertical. Recién lo había comprado yo en la librería Ombres blanches.
En esa época Enrique Vila-Matas vino a la Marathon des mots.

III

No volví a leerle hasta mi estancia de seis meses en Santiago de Chile en 2007.
Ahí logré trabajar, de forma casual o no, con JC Sáez. Él me prestó el Miltín 1934 de Juan Emar y pude asistir a una exposición retrospectiva sobre el autor chileno.

IV

De mi estancia en Bolivia con mi otro hermano, Cristian, guardaré en la memoria el Licancabur. A mi vuelta a Europa, me regalaron Exploradores del abismo, donde se menciona una estancia en el volcán y la tradición oral que sentencia que en éste residen las almas de los muertos.

V

Más adelante tomé Doctor Pasavento por segunda o tercera vez. Llegué a la página 15, donde habla de Walser. Me digo que sería bueno ver si en el youtube, hay imágenes del anónimo suizo. El primer video que me aparece es naturalmente –fortis imaginatio generat casum- Vila-Matas en un sofá, en Portugal, leyendo ese mismo fragmento.

VI

Estuve en Suiza de adolescente, pero no visité Herisau, ni conocía por entonces a Walser.

VII

Esta vez es la definitiva. Ya vivo en París y terminaré el libro. En la televisión francesa dan un programa sobre los monólogos del pene y las frustraciones del hombre, réplica de los monólogos de la vagina. Decido seguir leyendo.
Pasavento cuenta que ha recuperado su actividad sexual y ha logrado sobreponerse "a las frustraciones que me produjeron las historias de amor que tan bloqueado me habían dejado".

VIII

Recibo un mail. Benôit, me pregunta donde vivo. Le contesto: 16, rue de Belleville, en rentrant dans la cour, au rez-de-chaussée, 3ème porte à gauche.
Desconozco como se escribe rez-de-chaussée y se lo pregunto a Emmanuelle, mi polola.
Mando el mail.
Sigo con Vila-Matas: “Bove había vivido allí un año en estricta soledad en la planta baja, en la rez de chaussé”.
Enrique, hay que corregir chaussé por chaussée.

IX

En París escribí un relato, Diario de un lector, que titularía posteriormente Un relato voluble.
¿Quién debe ser Pynchon? ¿Es un personaje de ficción?

X

Benôit Virot, llega a casa y le explico la coincidencia del “rez-de-chaussée”. Le muestro varios libros editados por Acantilado, Siruela, Anagrama o Minúscula.
Benôit es el editor de Attila. Le hago fichas de lectura y dice que me ofrecerá la obra de Bove.
Tomamos café y Benôit me cuenta que unos colegas suyos publicarán un número especial de Pynchon.
Le comento que desconozco a Thomas Pynchon, pero que el doctor Pasavento es el doctor Pinchon y el doctor Pynchon; los mismos.

XI

Ingravallo y el doctor desaparecen alrededor del 12 de febrero. Es la última fecha. La fecha en que me parieron.

XII

Desconozco si soy el lector o el protagonista.

XIII

Recién consulté su página web. Es curioso que actuase de pianista polaco llamado Gombrowicz. Desde hace varios meses uso Daniel Gombrowicz en facebook.

 índice     autobiografía     imágenes     obra     traducciones     premios     textos     la vida de los otros     recomendaciones     eventos
www.enriquevilamatas.com